bacterias en ambientes extremos

La presencia y la abundancia de organismos en un ambiente están determinadas no sólo por los nutrientes sino también por factores fisicoquímicos, tales como temperatura, potencial redox y pH, entre otros.

 

Describe la forma en que esas variables abióticas controlan la abundancia de organismos en un ecosistema. Establece que cada organismo necesita una serie de condiciones para sobrevivir y desarrollarse [1].

 

En esencia la ley de Shelford, dice que hay límites para los factores ambientales, por encima y por debajo de los cuales no es posible que los microorganismos sobrevivan. El éxito de un microorganismo en un ambiente concreto depende de que cada una de las condiciones se halle dentro del margen de tolerancia del organismo; si una variable cualquiera, como puede ser la temperatura, excede del mínimo o del máximo, dicho organismo no prosperara en aquel ambiente y será eliminado.

En consecuencia, los microorganismos psicrófilos no pueden crecer en ecosistemas con elevadas temperaturas; los anaerebios estrictos no soportan condiciones de alta presión de oxígeno; los microorganismos halófilos estrictos no se desarrollan en lagos de agua dulce y así sucesivamente. Los márgenes de tolerancia de los microorganismos y la fluctuación de los factores químicos y físicos en un ecosistema no determinan que microorganismos están presentes en un momento dado. Lo que determinan qué microorganismos pueden encontrarse en ese  ecosistema sobre una base sostenible. en  realidad, la presencia del éxito de un organismo o grupo de organismos en un ecosistema depende tanto de sus necesidades nutritivas como de la tolerancia del ambiente (Odum 1971). Los niveles poblacionales de la mayoría de los organismos en un ecosistema están controladas por la cantidad y diversidad de materiales para los cuales poseen unas necesidades mínimas, por factores físicos críticos y por los límites de tolerancia de los propios organismos a esos y a otros componentes del ambiente. Los márgenes de la tolerancia para una variable dada interaccionan con otras variables. Así, un microorganismo incapaz de sobrevivir a una temperatura determinada en un ecosistema con distinta concentración de hidrógeno. La naturaleza interactiva de las determinantes ambientales complica la tarea de los ecólogos microbianos a la hora de definir con precisión los factores limitantes o de control en los ecosistemas naturales. Sin embargo a menudo, entre una gran variedad de condiciones fisicoquímicas, una sola puede bastar para excluir a un microorganismo de un ambiente cuando excede su límite de tolerancia.

 



[1] Shelford 1913

 

© 2014 bacterias en ambientes extremos

65428